20 de septiembre de 2005

Hoy conocí el que me faltaba.


Hoy visité el último sitio del que tengo informes donde se juega blackjack en Caracas, en resumen solo hay 5 sitios: Dos en un centro comercial del este de la ciudad, uno en un edificio comercial donde hay una tienda muy conocida mas al este, uno en un restaurante, por cierto con los baños asquerosos, lo que habla ya muy mal del sitio y el de hoy en un hotel 4 estrellas.

Los del centro comercial no son nada de fiar, sobre todo por el estilo de barajo y uno en especial tiene fama de que hace trampa, tan es así que había un dealer amigo mío que me alertaba cuando estaban haciendo trampa para que no jugara. El otro del centro comercial queda en un lujosísimo restaurante, el trato de la gente es muy agradable y la comida muy sabrosa, pero hay dos cosas pro las que no juego: por una parte los zapatos son de doble altura y le ponen freno a la pesa y son totalmente negros, en ingles esos zapatos son conocidos como "holdout shoe” especialmente diseñados para hacer trampa, yo jugué varias veces allí y nunca sentí que me hicieran trampa pero de todos modos desconfío, por la otra el rango de apuesta es de 20.000 a 200.000, en estas condiciones debería llevar casi un millón como tajada lo cual normalmente no hago.

El sitio que esta en el edificio comercial donde hay una tienda famosa es un antro, los dealers son mal encarados, tratan mal a los clientes cuando estos ganan, yo pude constatar que tienen las cartas marcadas. Así que lejos de allí.

Los otros dos sitios son uno en un restaurante conocido que tiene el sitio de juego en un ambiente como una gruta, ese fue el que reporté ayer, no me da buena espina aunque gané esa noche, los baños dejan mucho que desear y hablan mal del sitio y del restaurante.

El que visité hoy está en un hotel en el este de la ciudad, mucha seguridad, un lugar muy bien decorado, y uno de los dueños es un exjugador que yo conozco hace algún tiempo. Las zapatos tienen las pesas frenadas cosa que es un síntoma de trampa, yo jugué y no vi nada anormal, mi esposa tenía la vista fija en las manos del dealer sobre todo cuando yo hacia la apuestas mas altas.

En esta oportunidad tuve un momento de mala racha, una jugadora hizo tres dramáticas jugadas cuando yo tenía apuestas altas. Me molesté mucho, no por que me hiciera perder, sino que hacía 5 minutos habíamos hablado que no debe pedir cartas si ella tienen una mano dura mayor o igual que 12 contra 3, 4, 5 o 6 del dealer y ella me dijo que lo haría así, el hecho es que en tres oportunidades puso la “torta” y yo perdí mis manos (ella también). Me tome un vaso de agua, esperé un par de zapatos y volví a jugar, la dama todavía estaba en la mesa cometiendo los mismos errores, pero esta vez en 3 oportunidades volví a tener la a puesta muy alta, ella cometió los mismos errores pero esta vez por las jugadas de ella gané las manos.

Moraleja: Mas daño hace el mal humor y el disgusto por la forma que otros jugadores deciden sus manos que el mismo hecho de la mala decisión. Cuando uno se molesta, no piensa bien y comete errores de conteo o de estrategia.

No hay comentarios.: