15 de septiembre de 2005

Las rachas ganadoras.


Una característica de los juegos de azar es que los eventos ganadores y perdedores se agrupan formando las rachas o cadenas.

Para ilustrar esto veamos el más simple juego de azar: apostar a cara o sello al lanzar una moneda.

Estamos claros que la probabilidad de que salga una cara o un sello a lanzar una moneda es exactamente la misma, 50%. Hay que entender que aunque la expectativa de que aparezca un sello por ejemplo es 50% cada vez que lance la moneda, no va a salir primero un sello luego una cara, luego un sello y así sucesivamente. La realidad es otra, tal vez salga algo así como cara, sello, cara, cara, sello, cara, sello, sello, sello, cara, cara ……. Lo primero que hay que tener claro es que el hecho que hayan salido do o tres sellos consecutivos, es una garantía de que en el próximo lance salga un sello. Lo que si es real, es que si usted lanza miles de veces la moneda la cantidad de sellos tenderá a ser la misma que la cantidad de caras.

Lo que atrae en el juego de azar es precisamente eso, las cadenas o secuencias ganadoras. En todos los juegos de casino, tanto los de mesa como las tragamonedas estas secuencias existen. El fundamento de las secuencias de apuestas como martingala etc. es la característica intrínseca de los juegos de las cadenas ganadoras o perdedoras.

En los juegos del casino, las probabilidades no son 50% como lo expliqué en Margen de la casa paro los juegos de casino en todos lo juegos hay un pequeño margen a favor de la casa que puede variar entre el 0.4% hasta 25% en pocas palabras esto significa que el casino ganará mas veces, pero el juego no deja de presentar esa característica de las cadenas.

En estos días vi a una persona jugando en una mesa “privada” apostando en dos puestos montos que variaban entre 100.000 y 500.000 por puesto. Esa persona no tenía la menor idea de estrategia básica. Hizo todas las barbaridades posibles, pero ganaba, ganaba y ganaba. En algún momento lo vi doblar una mano dura de 15 contra un 10 del dealer. Estaba apostando 500.000 (200$) con el doble subió la apesta a 1.000.000. ¡Ese señor recibió un 6 para lograr un 21 y la casa hizo 20! Esa noche ganó 20.000.000 (8.000$). Eso solo tiene un nombre: SUERTE!. La otra noche lo vi perder 25.000.000. Eso también se llama SUERTE, pero no mala suerte sino PROBABILIDAES no hay forma que un persona gane si el juego es a favor de la casa.

Para ganar al blackjack se necesita algo más que suerte

No hay comentarios.: