10 de septiembre de 2005

Lima reporte #2 (gastronómico)

Aunque este blog no se trata de comida y viajes, creo que debo hacer un reconocimiento especial al hotel Swissôtel en Lima. Las habitaciones son de primera con todo el confort y los detalles que un viajero necesita. Tiene banda ancha en los cuartos, un minibar full, las camas y la ropa de cama es excepcional, batas, pantuflas, chocolate en la cama, realmente 20 puntos si consideramos que la habitación tiene un precio muy pero muy razonable.

El desayuno es espectacular, un buffet difícil de igualar.  Yo viajo mucho y me he hospedado en muchos hoteles y debo decir que precio/valor es una muy buena opción,

Un cometario especial acerca del restaurante italiano, tenia mucho pero mucho tiempo que no veía una combinación de gastronomía y comida italiana, acostumbrado a la mayoría de los sitios italianos en Caracas donde, en general, se come mas o menos lo mismo. Leer la carta era un placer, por la belleza y la descripción de los platos y hace mucho pero mucho tiempo que no visitaba un restaurante con un sommelíer  con la cadena y el platico de plata para probar el vino. (de paso una muy buena variedad y el señor conoce su trabajo.

Un antipasto por la casa bellamente presentado y realmente exquisito: en un plato rectangular, 3 cucharas de porcelana cada una uno un (un bocadillo) antipasto espectacular, a mi me tocó una mini albóndiga de ternera en salsa oporto. Una lonjita de salmón ahumado en salsa de cerezas y unos pedacitos de carne de cordero en salsa de aceitunas.  

La variedades de panes realmente eran un espectáculo así como una “canoa” de porcelana, llena de aceite de oliva y con gotas de aceto balsámico para pasear los pedazos de pan por la canoa…..

La sopa, una combinación que nunca había probado calabaza (auyama)  con pera y croutons de queso y nueces! El plato de sopa en si es un espectáculo visual y una experiencia increíble al paladar.

Unos ñoquis de papa en salsa champiñones Shitaque y un toque de champaña, realmente indescriptibles.

EL vino de la casa abierto (estaba solo y no quería comprar una botella): Un Barolo realmente bueno.

No comí postre pero realmente se veían espectaculares!

Volví a jugar (gané)  un rato en el Golden Palace, y regresé al hotel para descansar de un par de jornadas de trabajo muy intensas, y hacer las maletas,  mañana regreso a mi casita con mi familia.

No hay comentarios.: