29 de octubre de 2005

Mesas ganadoras y mesas perdedoras.


Cuantas veces hemos escuchado frases como: “Esa mesa está horrible!..” o “Ese dealer está haciendo record de 21 y desplumando a todo el mundo”.., “En esa mesa está ganando todo el mundo..”, “El dealer se cuadra todo el tiempo en 21….” Eso que percibimos intuitivamente, tiene una explicación que nada tiene que ver con la suerte o la mala racha:

Ya he comentado en otras oportunidades que el barajo de los casinos dista mucho de ser 100% aleatorio. Estudios realizados en el MIT hace algunos años indicaron que para lograr un mazo con una distribución 100% aleatoria era necesario barajarlo al menos 7 veces. Un zapato con 6 mazos debería ser barajado 7 x 7 x 7 x 7 x 7 x 7 = 823.543 veces, cosa que prácticamente es imposible. Por otro lado la forma en que las cartas son recogidas por el dealer cuando los jugadores terminan el juego, recogiendo primero las manos pasadas y los Blackjack de los jugadores y luego el resto de las manos jugadas, hace que se formen los llamados “clumps” en ingles o agrupaciones de cartas.

Las cartas tienden a agruparse en el zapato, en sectores de cartas bajas y sectores de cartas altas. Estas aglomeraciones de cartas pueden ser muy beneficiosas o muy devastadoras para jugadores según el tipo de cartas que las conforman, siendo los devastadores, aquellos montones de cartas bajas reunidas en un solo grupo.

Durante esas oleadas de cartas bajas es cuando el dealer logra manos increíbles ganando en forma que parece ilógica a todos los jugadores. La razón es que el dealer se da una carta baja abierta y todos los jugadores se plantan con manos malas esperando que el dealer se pase, pero eso no ocurre, y éste logra veintes y veintiunos barriendo con todos. Otros jugadores piensan que pidiendo cartas cuando la estrategia no lo aconseja o abriendo un puesto adicional, tienen posibilidad de “voltear la secuencia de las cartas”, pero lo único que logran es pasarse ellos, o perder el doble si abren dos puestos en esos momentos….

Existen técnicas avanzadas de juego (las cuales yo aún no domino, pero las aprenderé) para hacer seguimiento de estos “clumps” y apostar basado en ellos y la cuenta.

Yo siempre digo que no todo puede ser malo todo el tiempo. Si no hay posibilidades en una mesa determinada porque el dealer está ganando mano tras mano y barriendo con todo el mundo, hay que pararse y buscar otra mesa. Si no hay otra mesa, hay que parar de jugar y esperar. Barajo tras barajo, en algún momento esos agrupamientos se van a romper y las cosas se ponen en condiciones normales nuevamente.

Cuantas veces no hemos escuchado: “Al principio perdí como loco, pero tarde en la noche cuando ya casi todos se fueron, me recuperé y terminé ganando….”, pues creo que ya saben porqué… Como en todas las cosas el blackjack es un juego donde se requiere ¡paciencia!

NOTA: Lo anterior es sólo válido para juegos limpios, donde los dealers no hacen trampa. En los casinos y casas de juego legales la probabilidad de trampa es muy remota.

No hay comentarios.: