26 de diciembre de 2005

¿Por qué gano?

En estos días y aprovechando la poca actividad profesional, le he dedicado al blackjack muchas horas, tanto en estudio, como jugando.

Desde el 5 de diciembre al 25 he jugado en 16 oportunidades, de las cuales solo he perdido en dos y el resultado total supera por muchas veces el salario mensual de un buen profesional.

¿Es una racha de buena suerte? ¿Es que he perfeccionado mi juego? ¿Son acaso las reglas favorables del lugar donde juego?

Yo creo que es un poco de todo, pero el factor que menos ha influido es con toda seguridad la suerte. ¿Por qué digo eso? Porque si tomo los números de manos jugadas y lo multiplico por la apuesta promedio y divido el monto de lo ganado entre ese valor, obtengo un valor que es muy similar al que indican los cálculos teóricos y las simulaciones computerizadas. Aunque 16 sesiones que representan unas 5300 manos no representan nada comparado con las miles de millones de manos simuladas, no me sorprende que los resultados sean similares.

¿Por qué gano?
Porque soy un celoso practicante de mi estrategia básica, pido 12 contra 2, doblo As,7 contra 3, 4, 5 y 6, doblo 11 todo el tiempo y así sucesivamente, cientos de veces aunque salga mal cientos de veces. Porque yo sé, y creo que la estrategia básica me va a colocar con el mínimo margen de la casa que requiero para poder ganar al contar las cartas.

¿Por qué gano?
Porque soy constante, practico, practico y practico. Cuento las cartas cuando juego y no me equivoco. Cuando la cuenta me dice que tengo que apostar 5, apuesto 5, cuando la cuenta me dice que debo apostar 100, apuesto 100. No me asusta que sea mucho dinero, yo se que mis probabilidades de ganar son muy altas en ese momento.  Y se que si apuesto 50 en vez de cien no voy a ganar lo suficiente para cubrir pérdidas pasadas o posibles pérdidas futuras. Y si la estrategia me dice que debo abrir o doblar, lo hago aunque tenga 100 apostados, porque es la única forma de ganar. Y si los pierdo, no me acongojo, si la cuenta vuelve a estar a mi favor, y me dice que apueste 100, los vuelvo a apostar aunque los haya perdido anteriormente.

¿Por qué gano?
Porque no invento ni sigo pálpitos. Cada movimiento, decisión de jugada o apuesta, está firmemente apegada a mi sistema de juego y a mi experiencia. Aprovecho cada oportunidad y posibilidad. Desde saber donde colocar la carta de corte si se me da la oportunidad de cortar el mazo, hasta saber cuando es el momento de no seguir jugando.

¿Por qué gano?
Porque no le tengo miedo a un dealer que esté ligado o con mucha suerte. No voy a cambiar mi juego porque el hace muchos 21, voy a jugar igual que si fuera contra la pantalla de mi computadora.

¿Por qué gano?
Porque no me importa como juegan los demás, bien o mal, sus jugadas me van a ayudar la misma cantidad de veces que me van a perjudicar. Tampoco cambio mi jugada para contrarrestar una mala jugada del otro, yo hago la jugada correcta siempre.

No me importa que otro me diga que todas las veces que doblé con As y 7 el resto de la mesa perdió, yo gané. Y no es egoísmo, es que si los otros hicieran lo mismo, también ganaran.

Si no estás listo para jugar como un robot, que sigue la regla al pié de la letra, no estas listo para ganar en el blackjack. Las decisiones de apuesta y jugadas no pueden estar influenciadas por un criterio subjetivo.

Muchos me dicen que así uno no se divierte, pero no se dan cuenta que la diversión no está en decidir quedarse, pedir o doblar. La diversión es cuando uno ve que las fichas se acumulan frente a uno! Así que créanme, juego como una máquina, pero me divierto mucho, hablando con los otros jugadores, viendo como juegan y lo mal que juegan o lo bien que lo hacen, parándome frente a la taquilla de cambio de fichas y ver como el cajero cuenta billetes y billetes para luego dármelos.

Este es mi último post por este año, me voy de vacaciones hasta enero.

De todo mi corazón les deseo a todos, que el 2006 sea un próspero año lleno de felicidad, suerte y ganancias.

¡Viva el blackjack!


3 comentarios:

myname125 dijo...

feliz navidad estimado carlos.

protheus dijo...

Porque ¡eres un ganador! y, ya lo dijiste, te dedicas a eso, a ganar.

Feliz Año.
Larga vida al blackjack y a nuestro señor, el blog libre y de todos.

Rui Pedro dijo...

Carlos,
Feliz ano novo!