10 de enero de 2006

Vacaciones en alta mar


Me gusta hacer reportes detallados de mis viajes, pero creo que será difícil resumir mis vacaciones.

Comienzo por el viaje y dejo el Blackjack para luego. Después de unos locos días de compras en Miami al extremo que el muñequito dibujado en mi American Express comenzó a sacar la lengua y casi queda desahuciado, nos dirigimos a nuestro destino principal de las vacaciones: Un crucero de 8 días y 7 noches en el barco mas grande y moderno de la línea Royal Caribbean, el Navigator of the Seas.

¿Grande?, NO, ¡Enorme!, ¡Indescriptible!: 14 pisos, para alojar a 4500 pasajeros, con una tripulación de 1200 personas que su único objetivo es lograr que cada uno de los pasajeros lo pasen lo mejor posible. Sala de teatros con capacidad para 2000 personas. Pista de patinaje sobre hielo, Pista para trotar, Cancha de Basket, golfito con 18 hoyos, Muro para escalar, no se cuantas piscinas y jacusis, Spas, Avenida central con tinedas y desfiles todas las noches, Restaurantes, Restaurantes y mas Restaurantes, Discotecas, Bares con música para todos los gustos, Sala de cine, Sport bar, y un Casino. Salones tipo clubes separados por grupos de edades para los niños de los 6 meses hasta los 17 años. Áreas dedicadas sólo para adolescentes, una gigantesca sala de maquinitas. Salones para solteros, peluquerías, cursos y seminarios de un montón de cosas para adultos. Clubes de ancianos. Y no se cuantas cosas mas que no me recuerdo en este momento.

Fue un crucero muy especial porque zarpó en 31 de diciembre en la tarde para recibir el año con una inolvidable fiesta en alta mar.

Si tienen hijos entre 6 y 17 años y ustedes como pareja quieren disfrutar una semana sin preocuparse de ellos, no dejen hacer un crucero, sus hijos se “esfumarán” por 8 días. Y ustedes lo disfrutaran como una pequeña luna de miel.


Visitamos San Juan, el único sitio donde tome un tour para visitar la destilería Bacardi, que por cierto es realmente interesante y alcohólico, muy educativo, mis hijos lo disfrutaron mucho, el nuevo y el viejo San Juan. Mientras mi esposa hacia compras jugué en el casino del hotel Sheraton en el viejo San Juan. No es el mejor sitio para jugar porque no tiene competencia cerca y las reglas no son muy favorables aunque muy superiores a las del casino del barco. No me fue mal gané rápido y me fui.

Luego fuimos a Saint Thomas, territorio Americano, no hay casinos pero es muy bello, en la calle principal debe haber mas de 100 joyerías.

Saint Marteen es espectacular, bello, playas increíbles, resorts bellísimos y buenos casinos. Pude jugar en dos, uno parecía un antro como los de Caracas. Al contar las cartas la cuenta se hacía altamente positiva rápidamente y los diez no aparecían, despues de un par de zapatos, me cambie de mesa y sucedía lo mismo, salí disparado como corcho de champaña! Con suerte de no haber perdido. Luego me recomendaron otro el Caesars, realmente muy bueno, 6 mazos y muy buena profundidad, los dealers colocaban la carta de corte a menos de 1 ½ mazos del final de sabot. Gane muy bien pero lamentablemente el barco para solo unas horas en cada isla…

Nassau en Bahamas, es bello pero hacía mucho frío y viento. Tomamos un taxi para visitar el resort Atlantis, uno de los pocos hoteles 6 estrellas del mundo. Mientras mis hijos visitaban un enorme acuario, yo fui a conocer y a jugar en el ENORME casino del Atlantis. Muchas mesas pero caro para jugar, solo de $25 o mas como mínimo, 6 mazos y buena penetración (depende mucho del dealer). Gane muy bien.

Hay muchas mesas de un solo mazo pero OJO, el blackjack paga 6:5 en vez de 3:2. Nunca jueguen en mesas donde el Blackjack paga 6:5, el margen de la casa es muy alto y muy difícil de revertir con conteo de cartas.

El casino del barco tenia bastantes mesas de Blackjack pero d 8 mazos y con la regla de que el dealer pide cartas con 17 suave. Las mesas tienen 9 puestos. Es prácticamente imposible ganar en esas condiciones con 9 jugadores apostando.

Jugué varias veces pero no pude ganar en el barco, de hecho las ganancias de las islas no cubrieron en su totalidad las pérdidas en el barco. Afortunadamente no fue una cantidad importante. El barco tenía mesas de un mazo con pago de 6:5, jugué un par de veces en esas mesas solo para vivir la experiencia de jugar con un solo juego de cartas repartidas desde la mano del dealer y donde los jugadores pueden tocar las cartas. La inversión fue pare tener una nueva vivencia a conciencia de que no es fácil ganar en esas mesas.

¡Viva el Blackjack!

3 comentarios:

protheus dijo...

Tengo muchos años sin tomar un crucero, Carlos, a menos que se cuente como tal el crucero del cementerio.

Esas líneas navieras y de operadores turísticos tienen atención al cliente ¡que funciona! ¿dejaste tus observaciones sobre las malas condiciones para el juego? Si varios jugadores conocedores hacen las mismas observaciones, sería posible lograr un cambio.

Carlos dijo...

Amigo protheus.

Feliz años!. Como dije las condiciones del casino del baraco no son las mejores es preferible jugar muy temprano cuando hay poca gente o muy pero muy tarde. De todos modos, 8 mazos es un juego muy fastidioso y muy poco rentable.

Carlos

Troka dijo...

Me encantó la crónica de tu viaje, recorde la visita a Bahamas y ese tremendo hotel donde me gané 70 dólares jugando maquinitas. Fíjate como son las cosas, la primera y única vez que he jugado Blackjack en una mesa lo hice en un crucero y me estrené ganando casi 150 dólares de una apuesta inicial de 20, nada mal para una novata, esó sí, antes de jugar me pasé 3 noches observando el ambiente para no meter la pata-...jajaja
Abur.-