20 de febrero de 2006

No me he olvidado de Viva el Blackjack!

La verdad es que en estos días he estado verdaderamente ocupado con mi actividad profesional.

El próximo post será El Sistema EOPP

¡Viva el Blackjack!

5 de febrero de 2006

Observar también ayuda

En mi caso personal donde no tengo muchas alternativas para jugar, debo probar todas las alternativas viables para sacarle el máximo provecho a las malas condiciones de juego.

El caso específico es el siguiente: En Caracas hay tres sitios donde jugar blackjack, uno simplemente no se puede ir porque hacen trampa y los otros dos tienen pocas mesas con condiciones muy malas como son regla ENHC, carta de corte muy cerca del centro del mazo y poco rango de apuesta.

¿Que es lo que se puede hacer en estos casos? Pues hay dos alternativas, la mas razonable sería no jugar, pero esa es aburrida, la otra es la de observar para sacar ventaja.

  1. Observar los dealers, para ver quienes colocan la carta de corte más atrás.

  2. Observar el sistema que utiliza el casino para barajar las cartas.

  3. Observar si durante el juego se producen patrones cíclicos de las cartas y tomar provecho de esto.

La primera de las observaciones es obvia y usted tratará de jugar contra aquellos dealers que repartan zapatos más profundos.

La segunda y la tercera son cruciales en juegos de malas condiciones y representa la forma más elemental e intuitiva de la llamada técnica de “shuffle tracking” o seguimiento del barajo.

En vista de las malas condiciones de juego en Caracas salgo muy poco a jugar pero en éste fin de semana visité uno de los antros de juego donde realimente me gusta mucho la comida que sirven, y jugando unas manos de blackjack, se come sabroso y no se gasta mucho. Lo que hago en estas oportunidades, es jugar el mínimo de la mesa con pura estrategia básica hasta que me sirvan la comida y una buena bebida y me voy!

Esa noche estaban unas 5 personas jugando a parte de mi, y mientras degustaba una deliciosa pasta al “dente al filleto de pomodoro” acompañada de un buen vino argentino Malbec de Santa Julia, noté que cada dos zapatos algún jugador recibía un par de Ases negros de pica y que después de esas manos todos en la mesa ganaban por lo menos tres rondas. Me puse a contar las cartas mientras comía y observé que la cuenta subía aunque no mucho antes de ese par de Ases y luego comenzaba a bajar.

Cuando la cuenta está subiendo, en general es cuando se pierde, porque es cuando están saliendo las cartas bajas, cuando la cuenta esta bajando es cuando en general se gana, porque están saliendo las cartas altas.

Cuando vi el par de ases en la mesa me quedé observando en que parte de la pila de cartas en el descarte eran colocadas. Observé cuidadosamente el barajo para no perder de vista en que posición quedaría ese par de Ases. Tuve la suerte que el dealer me dio la cata de corte a mi ya que había terminado de comer, y volvía a entrar al juego. Coloque la carta de corte en el punto de manera que ese par de Ases salieran en la primera ronda. Me arriesgué a subir la apuesta al comienzo del mazo. Pues no me equivoqué, el par de Ases salió y gané las próximas 6 manos con cartas altas y una cuenta que bajaba constantemente. Luego baje la apuesta hasta el final del zapato donde perdí una buena cantidad de manos pero con lo mínimo apostado.

Como fue una buena ronda, los otros jugadores me pidieron que siguiera cortando el mazo. En 4 zapatos logré el par de ases en la primera ronda de cada segundo zapata y de 4 a 7 manos ganadas consecutivas con apuestas altas.

Luego cambiaron al dealer y el próximo cambió la técnica de barajo y ya la cosa cambió y no pude pescar otro patrón, así que cambié mi jugosa ganancia que complementó una excelente cena.

¡Viva el blackjack!

3 de febrero de 2006

El efecto de la carta de corte

Si mis cálculos no me engañan en cualquier momento en un casino grande de las vegas, atestado de gente, tal vez estén dos contadores jugado blackjack. En nuestros países de Latinoamérica, tal vez estén jugando en todos los casinos de la región unos 10 y creo que exagero.

El hecho es que muchos casinos han tomado la decisión de colocar la carta de corte en el medio del mazo para evitar que los contadores los ataquen sin darse cuenta que se están haciendo daño ellos mismos, veamos por que:

El 99% de los jugadores son personas que juegan por intuición y tal vez un 80% (y creo que exagero) utiliza la estrategia básica para jugar. Para mostrarles el efecto de la carta de corte para estos jugadores, tomé un juego con malas reglas y simulé 100 millones de manos para diferentes penetraciones y un jugador utilizando estrategia básica. Simulé utilizando PowerSim, 100 millones de manos para 50% de profundidad, 100 millones para 65%, para 70%, 75% y 80%. Un total de 400 millones de manos!

Los resultados fueron los siguientes:

50% de profundidad:
1: EV =-.562874% var = 133.677

60% de profundidad:
1: EV =-.556823% var = 133.683

65% de profundidad:
1: EV =-.557724% var = 133.687

70% de profundidad:
1: EV =-.569706% var = 133.686

75% de profundidad:
1: EV =-.57219% var = 133.685

80% de profundidad:
1: EV =-.574438% var = 133.678

EV: Expectativa
var: variancia

La mayor diferencia entre la expectativa (EV) para todos los casos, es decir la diferencia entre el máximo y el mínimo es de 0.015367% que está dentro del error estadístico ya que son solo 100 millones de manos, para reducir al máximo este error se deberían correr por lo menos 2000 millones de manos. E promedio es -0.5638634%. Es decir que independientemente de la profundidad o carta de corte un jugador que juegue por instinto con esas reglas perderá más o menos ½ centavo de dólar por cada dólar que apueste, unos $5 por cada $1000 que ponga en juego. Y no importa donde esté la carta de corte!

¿Quién pierde mas con la carta de corte en la mitad?, pues el casino! Porque al poner la carta de corte a la mitad el dealer tendrá que barajar mas a menudo, por lo que se jugarán menos manos por hora, que al final se traduce en menos dinero para las arcas del casino.

Para los que contamos es otra historia! Volví a hacer las mismas simulaciones, pero esta vez puse a jugar al señor virtual OPP con solo estrategia básica 100 millones de manos para cada una de las posiciones de la carta de corte, y los resultados fueron estos:

50% de penetración:
Apuesta promedio: $4.92694
EV = .228504%
var = 112.5824
SCORE = 1.125824
ROR = .135335
60% de penetración:
Apuesta promedio: $8.23464
EV= .362356%
var = 298.387
SCORE = 2.98387
ROR = .135335
65% de penetración:
Apuesta promedio: $10.01863
EV = .434601%
var = 435.41
SCORE = 4.3541
ROR = .135335
70% de penetración:
Apuesta promedio: $11.13107
EV = .469034%
var = 522.085
SCORE = 5.22085
ROR = .135335
75% de penetración:
Apuesta promedio: $13.13547
EV= .539799%
var = 709.051
SCORE = 7.09051
ROR = .135335
80% de penetración:
Apuesta promedio: $15.34266
EV= .62351%
var = 956.63
SCORE = 9.5663
ROR = .135335

Apuesta promedio: es el promedio en dólares ponderado de las apuestas hechas según la rampa óptima calculada según el criterio de Kelly para un riesgo de ruina de 13.53% para un capital de juego de $10.000

EV: Expectativa de ganancia por unidad apostada

var: Variancia

SCORE: Es una unidad representativa del Retorno de Inversión (ROI) para un capital de juego de $10.000 y un riesgo de ruina de 13.53335%. con una rampa de apuesta óptima Es la unidad moderna que se utiliza en blackjack para comparar sistemas.

ROR: Riesgo de ruina, riesgo de perder el capital de 10.000 en esas 100 millones de manos.

Ahora que entendemos los términos, vemos que el pobre jugador que se sentó en una mesa con profundidad del 50% apenas pudo ganar $2.28 por cada mil dólares apostados, su apuesta promedio fue de $4.9 lo que indica que en muchas manos casi no tuvo oportunidad de hacer apuestas altas para ganarlas. Como se juegan apenas 3 mazos de los 6 no se presentan casi oportunidad donde la cuenta sea favorable al jugador.

Si vemos el señor que encontró un juego donde el dealer ponía la carta de corte casi al final, al 80% del zapato, dejando un poco más de un mazo sin jugar, éste pudo ganar $6.23 (casi 3 veces mas) por cada $1000 mil apostados, su apuesta promedio fue de $15 dólares, indicando que tuvo muchas mas oportunidades de hacer apuestas altas.

Lar reglas que se utilizaron para simular, fueron las europeas y el jugador que contaba no utilizó ni estrategia para contadores ni jugó con índices de modificación de estrategia básica, esto con fines de no viciar los resultados con modificaciones de estrategia. También se programó la misma semilla de generado seudo aleatorio para que todas las comparaciones fueran en las mismas condiciones y con el mismo juego.


En conclusión:
Los casinos que ponen la carta de corte a la mitad pierden dinero, y los jugadores que se sientan a jugar en mesas donde se coloca la carta de corte a menos del 70% solo quieren regalarle su dinero y su tiempo a los casinos.

¡Viva el Blackjack!