20 de marzo de 2006

Fin de semana de locura!!!!

Despues de un verano que me tuvo bastante ocupado con mi otra actividad (si tengo otra actividad) , y que no permitio muchas posibilidades de traslado a sitios con casinos, planee un fin de semana de descanso y casino , fuera de mi entorno habitual... Junto con mi amigo Felipe, un gran socio para mis aventuras en el blackjack, nos trasladamos a un conocido balneario Uruguayo, para vivir una maraton de juego que fue muy bien recompensada, logramos la ganancia mas grande de nuestras carreras como jugadores...

Habiamos realizado previamente los arreglos para ser invitados por el Hotel Casino. Este requeria apuestas promedio de 100 dolares y un minimo de 4hs de juego diarias; a cambio , el casino se hacia cargo del transporte aereo, los traslados , la habitacion y los desayunos. Toda comida adicional y extra , corria por nuestra cuenta.

Dia 1

Llegamos por la noche a nuestro hotel, un 5 estrellas muy grande con gran concurrencia de high rollers (jugadores fuertes) . Luego de instalarnos en una hermosa habitacion con vista al mar, muy espaciosa y con todas las comodidades propias de la categoria del hotel; bajamos a cenar...

Una opipara cena con mariscos y frutos del mar, rociada con exquisito vino fue nuestro aperitivo antes de visitar las mesas... Luego de firmar las adiciones , nos dirigimos al casino. Este se halla en el mismo edificio y funciona 24 hs .

Nuestra banca de juego para ese fin de semana , era de U$S 10.000, con posibilidad de usar otros 5000, si era necesario por medio de ATM. Las reglas en este casino, no son las mejores, son lo que se conocen como Standard LV Strip rules, y 8 mazos en juego, es decir un EV al comenzar en el orden del -0,48% . Digamos que gran parte de nuestra expectativa estaba en el spread que ofrecia , ya que habia mesas de 25-3000 y 100-3000 y de estar las condiciones dadas , apostariamos lo mas violento posible, pero manteniendo un riesgo controlado y razonable, es decir si jugariamos fuerte con plata de la casa si llegabamos a ir ganando. Nos sentamos directamente en una mesa de 25, nuestra estrategia era uno jugaba y contaba y otro estaba como observador, controlando el juego con un ojo y contando simultaneamente otra mesa; si el conteo caia en una mesa , el jugador o el observador podia atacar otra mesa si esta ofrecia un conteo suficientemente alto, o directamente ir al baño y esperar que el zapato terminara.

Usabamos el sistema Knock Out Blackjack, desbalanceado y lo suficientemente simple y fuerte a la vez como para permitirnos largas horas de juego, con pocos errores. Usabamos varios indices de desvio de la estrategia basica. y una rampa de apuestas conservadora en sus primeros escalones de ventaja , pero violenta cuando la ventaja era del orden del 2% o mas. Despues de la primera hora de juego y con este esquema estabamos en +2300, la cosa prometia bastante, asi que decidimos ir a las mesas de minimo 100, ubicadas en el area Vip, que daban la posibilidad de juego heads up (mano a mano) y en la que todas las tienen el signo -no mid shoe entry (no se puede entrar una vez comenzado el zapato)-

Las cosas funcionaron muy bien y un par de zapato con conteo alto y una racha de ganancias, haciendo apuestas de 800 en 2 manos , nos llevo a nuestro punto mas alto del dia + 8700 , pero las cosas cambiaron... Un cambio de croupier , trajo la mala, ya que en el proximo sabot y con conteo bastante alto perdimos mano tras mano, ese zapato en particular nos costo 10.000 dolares!!!! La cosa , no siguio mucho mejor en los siguientes zapatos. Hicimos un alto , ya que de estar casi 9000 arriba , ahora estabamos 2000 abajo, tomamos un cafe fuera del casino , tratando de digerir la situacion y luego de un rato volvimos a la carga!!

Todo continuo mal y a las 5 de la madrugada suspendimos el juego , con 6000 de perdida y eso luego de haber estado como 9000 arriba, las cosas se veian mal, pero mañana seria otro dia.

Dia 2

Nos levantamos cerca del mediodia , estabamos bastante agotados de la noche anterior , pero con mucha adrenalina para remontar la perdida del sufrida . El dia se veia muy lindo por los ventanales de la habitacion, lindo para ganar plata!!! Despues de un desayuno suculento tipo americano en el que no falto nada, entramos al casino y derechito fuimos a la sala VIP, con las mesas de minimo 100 .
Sabiamos que ibamos a sobreapostar, pero el ambiente alli , era mucho mas tranquilo y relajado; claro nuestras reservas eran de solo 4000, mas la posibilidad de usar los 5000 en reserva, cantidad mas que suficiente para afrontar una sesion con un riesgo de ruina razonable... Segun nuestros calculos podiamos jugar 100-1000 , con un 5% de posibilidades de perder todo en una sesion de 5 hs, en fin...

Luego de las primeras manos en las que yo contaba y Felipe jugaba, siguiendo mis indicaciones de acuerdo a señas predeterminadas de antemano, se presento la primera cuenta alta, nuestra ventaja estaba en el orden del 2% o poco mas, las ultimas manos del zapato las ganamos y lo finalizamos ganando 1500, habiamos recuperado algo. Al finalizar este zapato, mi amigo fue al baño y yo me sente en la mesa de al lado, que acababa de barajar, inmediatamente se presento una situacion de ventaja, que aproveche doblando y doblando mi apuesta, como quien juega todo y todo, claro por supuesto mi razon para doblar todo era que el conteo subia y subia y yo ganaba y ganaba, finalmente perdi una mano depues de haber ganado como 7 u 8 seguidas, casi estaba en el final de el zapato, mi amigo Felipe habia regresado del baño y festejaba cada mano ganada con un ¡¡vamos todavia!!! al terminar el zapato estabamos solo 500 abajo en la general, es decir ese zapato solo nos produjo como 4000 dolares de ganancia!!!

Siendo ya como las 2 de la tarde, y hora de comer, hicimos un alto en nuestro juego y almorzamos en uno de los restaurants del hotel, luego una pequeña siesta , una ducha reconfortante y de nuevo listos para la accion.

Cerca de la 8 de la noche, bajamos nuevamente al casino. Esta vez nuestro plan, fue repartir la banca y cada uno jugar en mesas separadas para aumentar nuestras posiblidades y reducir las oscilaciones, ademas ya era hora de hacer plata... Felipe fue a la sala Vip con mesas de 100-3000 y yo me instale la sala principal, donde juega la mayoria de la gente, con mesas para todos los bolsillos. Me sente en una mesa de 25-3000, en la que solo una mujer estaba y por lo visto le iba bastante bien, ya que estaba llena de fichas. El zapato estaba por terminar , asi que jugue el minimo flat hasta que termino. Luego de la mezcla me concentre en el juego, antes estuve de charla con la mujer (brasilera ella) y aproveche un par de dobladas y aperturas que aumentaron mi capital, no hubo grandes novedades en ese zapato y lo termine ligeramente arriba. Asi siguieron varios zapatos en los que ganaba y perdia , el conteo subia un poco y bajaba otro poco, estando la mayoria del tiempo neutral, sin posibilidades de aumentar la apuesta, hasta que llego el momento...

El conteo subio por arriba del key count en 2 manos solamente (key count es en el sistema KO, el punto minimo de ventaja necesario para aumentar la puesta) y pase de jugar 2 manos de 25 cada una a jugar 2 de 150 cada una, y una racha monumental llego, gane como 10 manos seguidas con el conteo subiendo, y yo subia mi apuesta mas, recibi 2 blackjacks uno con una apuesta de 400 y otro con 600, y gane varias duplicaciones fuertes de 750 y 900, hasta doble 10 vs 10 (este no es un juego de estrategia basica, es una variacion que solo se justifica en conteo alto) , la apuesta maxima que hice en esa racha fue de 2 manos de 1000 cada una , que justo coincidio con el fin del zapato, perdi una apuesta de 1000 y gane otra, es decir sali hecho, tenia un monton de fichas y sabia que habia ganado bastante, pero al contar las fichas mi sorpresa fue enorme al ver que estaba ¡¡¡6800 dolares arriba solo en ese zapato!!! Jugue un par de zapatos mas, sin que nada significativo pase, cambie mis fichas por mayor valor , habia ganado como +7000 y me dirigi al Vip, a buscar a Felipe, y contarle las buenas nuevas...

Casi me caigo de cuando lo veo con pilas y pilas de fichas de 100 dolares!!! estaba ganando a lo loco. ¿Que tal todo? le digo, barbaro vengo muy bien fue su respuesta , algo mas que obvio; conte sus fichas en la mesa y habia mas de 20.000!!!, picaramente Felipe me mostro 2 fichas de 5000 que tenia en su bolsillo, es decir iba ganando mas de 25.000, ya que el habia empezado como yo con casi 5000. El punto es que Felipe, normalmente es mucho mas osado que yo y tiene tendencia a sobreapostar, es decir apuesta mas de lo que el riesgo de ruina predeterminado aconseja, pero como estaba de buena suerte, su osadia estaba pagando con creces. Despues de un rato mas de juego conmigo a su lado, suspendio su juego ( justo en un zapato negativo), nos levantamos de la mesa y salimos del casino, derechito a la habitacion a hacer el arqueo. Yo habia ganado +6800 y Felipe +26100, es decir nuestra banca conjunta ¡¡¡estaba en casi 35000 dolares de ganancia!!! increible era una ganancia buenisima y una remontada fabulosa desde el comienzo del dia.

Bajamos al casino depositamos las fichas en la caja y decidimos no mas blackjack por el dia. El dia siguiente era nuestro regreso y no queriamos dilapidar nuestra ganancia. Despues de una cena riquisima de carnes a la parrilla y riquisimo vino, nos fuimos a dormir , cansados pero muy felices.Me costo un largo rato dormirme...

Dia 3

Nos levantamos al mediodia, con el sol ya bastante alto, claro que lo descubrimos recien al correr las cortinas. El plan del dia despues de conversarlo fue, jugar "solo 5000" , y reservar los 30000 seguros para traerlos de ganancia, eso por supuesto mas nuestros 10000 iniciales. Tomamos un desayuno-almuerzo, todo junto en la terraza del hotel, junto a la piscina, con una vista espectacular del mar y humana (por las chicas) que agasajaba nuestros sentidos.

Como a las 2 y media de la tarde, bajamos al casino, previamente chequeamos con nuestro anfitrion el horario de partida de nuestro vuelo a casa, era a las 8 y media de la noche, o sea
habia tiempo mas que suficiente para intentar " ganar unos pesos mas" . El casino estaba bastante concurrido en la sala comun, pero enfilamos a la Vip, ya que la idea era jugar fuerte con plata ganada y esperar buena suerte, quizas teniamos buena suerte de entrada y haciamos algo... En el Vip, no habia nadie mas que los empleados, que nos saludaron muy sonrientes, claro las noticias de la noche anterior ya habian llegado.
Felipe se sento en la mesa, firmo una marca por 3000, recibio las fichas y empezo a jugar, apostando 2 casilleros de 100 cada uno, como el dia anterior, al principio nada, pero luego de un rato el conteo subio y subio y subio la aposto a 500 por mano, NADA no gano ni una mano y los 3000 se evaporaron en segundos. firmo por otros 2000, que duraron solo 2 manos mas, ¡¡era increible, el conteo estaba por arriba del pivot, pero no salia una!! nos miramos al perder los 5000 que habiamos planeado jugar, no duraron ni 10 minutos y la ventaja teorica era enorme.

Yo dije: " hagamos lo que hay que hacer" , y Felipe pidio 5000 mas, y jugo 2 manos de 1000, la banca recibio un As @#$$#"" , me miro e inmediatamente aposto 1000 de seguro, ya que el conteo indicaba esa jugada, en la primera mano tenia un 18 y en la segunda un 17, no habia nada por hacer salvo rezar, rogamos por que el croupier diese vuelta un diez bajo el As, el muy maldito dio vuelta un 9 y el insulto de Felipe se escucho por toda la sala , el mio fue en voz baja. Esa mano sola nos costo 3000. La cosa no mejoro y al fin del zapato ya estabamos en -9000 o sea 4000 mas de lo que nos propusimos jugar... Es duro el tema del autocontrol, nosotros como AP y contadores de cartas, sabiamos que cuanto mas jugamos mas ganamos, al menos en teoria... pero a veces las cosas salen y otras no, y era una situacion dura, ¡¡¡claro todavia estabamos en ganancia!!! , y como 26000 dolares en este viaje, que era bastante mas que nuestras expectativas al llegar, pero la ambicion es un bicho duro y no somos maquinas , asi que pedimos unos tragos para animarnos (normalmente unos pocos tragos no afecta mi juego, ni el de mi compañero, lo conozco bien) y seguimos...

Ahora yo me sente en otra mesa abierta, que estaba con las cartas ya barajadas y mi amigo se sento a mi lado, para descansar un poco y aflojar la tension. Pasaron un par de zapatos y nada, el conteo estaba neutro o levemente para un lado o para otro, no se justificaba ninguna variacion, asi zapato tras zapato...

Luego de un largo rato vino el cambio de croupier, llego uno, contra el que yo habia jugada el dia anterior y que colocaba la carta de corte bien atras (cuanto mas atras la coloca, mayor valor adquiere ese juego, por que hay mayores oportunidades de que se presenten situaciones de ventaja extremas) o sea daba lo que se conoce como "buena profundidad" . Jugamos un par de zapatos en los que hubo un amago de cambio en nuestra suerte del dia, y merced a unas apuestas de 500 en 2 manos, en conteo levemente ventajoso, recupere algo de 3500 de la perdida del dia... ¡¡¡Hasta que llego el zapato del dia!!!

El zapato del dia es el momento que todo contador de cartas espera: es el zapato en el que el conteo sube rapidamente al principio del mismo, en el que hay todavia muchas cartas por jugar, con condiciones favorables (reglas, profundidad, jugar heads up, etc) y en el que por supuesto la teoria se traduce en practica y las cosas salen bien...pues este zapato del dia, iba a ser para mi el zapato de mi vida!!! El conteo subia y subia y yo ganaba y ganaba, duplicaciones, aperturas, blackjacks , todo funcionaba!!! y cada vez apostaba mas, ya estaba en 1200 por casillero y me dieron blackjacks varias veces con apuestas de 1000 y pico, el conteo pasaba el pivot en 4 puntos una ventaja teorica del orden del 3% o mas , aposte 2000 por casilla y gane!!!, aposte 2500 por casilla y gane, con cada vez que ganaba habia un grito a mi alrededor, yo estaba tan concentrado que no me daba cuenta, despues Felipe me conto, eran las camareras, los croupiers de las mesas vecinas, hasta el Pit Boss, celebraba cada ganancia ... jugue 2 manos de 3000 dolares!!! la apuesta mas grande que habia realizado en mi vida. La cantidad de fichas acumulada ante mi era monstruosa , no sabia cuanto era , pero sabia que era muchisimo...una fue un 18 y otra un 19 vs un As de la banca, ¡¡¡ que situacion !!! debia asegurar por que el indice asi lo indicaba (el pivot menos uno era el indice para el seguro) y esaba en varios puntos arriba del pivot, osea la posibilidad de que el croupier tuviese bjk, era muy alta, aposte 3000 dolares a seguro por las 2 casillas, dije en voz alta " ¡ por favor que sea un blackjack! " , normalmente soy frio y calculador para jugar, pero la adrenalina estaba haciendo de las suyas y mi corazon latia tuntuntuntuntun, es que ¡¡¡tenia 9000 dolares en juego en la mesa!!! respire muyyyy aliviado cunado el croupier dio vuelta su hole card y era una Jota, puffff tenia bjk, habia salvado la apuesta... La proxima mano, hice la misma apuesta , y recibi un 18 y 20 contra un 9 de la banca, plante en las dos y la banca dio vuelta un 10 o sea 19 y termine ganando una y perdiendo otra. El zapato termino y llego la hora de contar las fichas...

El croupier las apilo y las conto, , ¡¡¡ese zapato me habia dado 32300 dolares de ganancia solamente!!! , increible lo que una situacion ventajosa puede lograr!!! Le di una muy generosa propina al croupier ( que agradecieron todos los empleados casi a coro) , otra a las camareras y gente del bar, lo agarre a Felipe de un brazo y nos fuimos a nuestra habitacion.

En la tranquilidad de nuestra habitacion, y con los numeros a la vista celebramos con un merecido trago, hicimos las valijas y bajamos al lobby del hotel para ir al aeropuerto.
El casino se hizo cargo de todo, firmamos la cuenta del hotel y restaurants por $1200!!!, cortesia del casino y hasta pusieron el auto del hotel para llevarnos... Evidentemente querian que nos fuesemos muy satisfechos para que nuestro regreso fuese bien pronto.

Terminamos este viaje con la ganancia en conjunto e individual, mas alta de nuestra carrera de contadores de cartas, total + U$S 58300, era impresionante casi 30000 para cada uno en un solo fin de semana. El conteo de cartas me habia recompensado con creces el tiempo invertido en el y si bien, yo era un jugador ganador, lo importante del numero, reconfortaba enormemente y ni que hablar de la autoestima.

Al volver a casa y repasar la situacion vivida (aunque yo soy de tomar notas) me di cuenta que nada imposible habia pasado, los numeros obtenidos estaban dentro de los calculos y la posibilidad era bien real, es decir habiamos hecho bien las cosas... ¡¡¡Viva el Blackjack!!!

Nota: Expresamente he omitido, nombres de ciudades, hotel-casino y demas, por motivos de seguridad.Aquellos que conozcan bien , sabran de que estoy hablando , los demas solo les queda imaginar...

Vishi

7 de marzo de 2006

El estado de ánimo y el juego

No he podido terminar con el tema del EOPP porque realmente he estado muy ocupado con mis actividades profesionales.  Tengo pendiente terminar con unas simulaciones para poder analizar el comportamiento del sistema con diferentes reglas y la generación de una tabla confiable y fácil de utilizar de índices de juego, así que falta un poquito todavía para poder publicar el sistema con todos los detalles y precisiones que deseo.

También por el exceso de trabajo y las pésimas condiciones de juego en Caracas he ido poco a jugar y en las últimas 4 semanas he jugado solo 4 veces (una vez por semana).

Las dos primeras veces fueron sesiones desastrosas, nada estaba a mi favor, las cosas salían al revés. La proporción de manos ganadas a manos perdidas era totalmente fuera de lo que se puede considerar un promedio razonable, no recibía blackjacks, perdía las apuestas altas, los dobles no me salían, perdí mucho dinero.

Yo se que se jugar, que no me equivoco en la estrategia de juego, que me tasa de error al contar cartas es muy baja, que tengo un promedio de vida positivo en esta juego y que mas temprano que tarde debo ganar para cubrir esas pérdidas y obtener la ganancia que la expectativa matemática indica. Pero soy un se humano pensante y con sentimientos. A pesar de todos los años que tengo jugando no he aprendido a controlar mi estado de ánima y tomar el hecho de haber perdido como algo que está entre las probabilidades y que va a suceder con frecuencia.

Si, en esos días mi estado de ánimo no era el mejor, mi esposa me decía: “Carlos, si no te esta viniendo la carta, ¿para que subes la apuesta?, ¡No Has pegado una!”

No importa cual sea mi estado de ánimo, o que la suerte no me esté acompañando, yo juego “por el librito”. Si me dice que tengo que apostar 10, apuesto 10, si me dice que debo apostar 100, apuesto 100. Si me dice que debo doblar o abrir y tengo una apuesta de 100, lo hago, no importa si me ha salido 10 o veinte veces mal. Cuando las cosas no salen, me molesto, me pongo de mal humor, a veces hasta suelto improperios, pero en la próxima mano, me vuelve a decir mi librito que hay que poner 100, lo vuelvo a hacer.

Así que pase un par de semanas molesto y de mal humor, porque las cosas no me salían. Pero como yo siempre digo y no me canso de repetir:

¡NO TODO PUEDE SER MALO TODO EL TIEMPO!

Las últimas dos veces que he ido a jugar, las cosas tomaron otra ruta, apostaba 10 y ganaba, apostaba 100 y ganaba, doblaba y abría con 10 aunque la cuenta no estuviera a mi favor, muchas veces recibí blackjack con la apuesta máxima. Ganaba, ganaba y seguía ganando. Al final cubrí con creces las pérdidas anteriores logré un buen dinero extra.

Lo que intento explicar es que si uno no juega siempre igual, aferrado a la técnica, no se va a lograr ganar lo que la expectativa indica. Si yo le hago caso a mi esposa, y no apuesto 100 cuando el “librito” diga que lo debo hacer, porque la suerte no está de mi lado, entonces puede pasar, y pasa, que gano esa mano con una apuesta mas baja, pero no gano suficiente para cubrir el promedio que se requiera para obtener una ganancia al final.

Es cierto, me pongo de muy mal humor cuando pierdo, me provoca batir las fichas contra el piso, me pongo grosero, y creo que será difícil que a mi edad pueda ya lograr cambiar esa actitud. Pero si les puedo asegurar, que no voy a cambiar mi juego “porque ando entubado”…

¡Viva el blackjack!