7 de marzo de 2006

El estado de ánimo y el juego

No he podido terminar con el tema del EOPP porque realmente he estado muy ocupado con mis actividades profesionales.  Tengo pendiente terminar con unas simulaciones para poder analizar el comportamiento del sistema con diferentes reglas y la generación de una tabla confiable y fácil de utilizar de índices de juego, así que falta un poquito todavía para poder publicar el sistema con todos los detalles y precisiones que deseo.

También por el exceso de trabajo y las pésimas condiciones de juego en Caracas he ido poco a jugar y en las últimas 4 semanas he jugado solo 4 veces (una vez por semana).

Las dos primeras veces fueron sesiones desastrosas, nada estaba a mi favor, las cosas salían al revés. La proporción de manos ganadas a manos perdidas era totalmente fuera de lo que se puede considerar un promedio razonable, no recibía blackjacks, perdía las apuestas altas, los dobles no me salían, perdí mucho dinero.

Yo se que se jugar, que no me equivoco en la estrategia de juego, que me tasa de error al contar cartas es muy baja, que tengo un promedio de vida positivo en esta juego y que mas temprano que tarde debo ganar para cubrir esas pérdidas y obtener la ganancia que la expectativa matemática indica. Pero soy un se humano pensante y con sentimientos. A pesar de todos los años que tengo jugando no he aprendido a controlar mi estado de ánima y tomar el hecho de haber perdido como algo que está entre las probabilidades y que va a suceder con frecuencia.

Si, en esos días mi estado de ánimo no era el mejor, mi esposa me decía: “Carlos, si no te esta viniendo la carta, ¿para que subes la apuesta?, ¡No Has pegado una!”

No importa cual sea mi estado de ánimo, o que la suerte no me esté acompañando, yo juego “por el librito”. Si me dice que tengo que apostar 10, apuesto 10, si me dice que debo apostar 100, apuesto 100. Si me dice que debo doblar o abrir y tengo una apuesta de 100, lo hago, no importa si me ha salido 10 o veinte veces mal. Cuando las cosas no salen, me molesto, me pongo de mal humor, a veces hasta suelto improperios, pero en la próxima mano, me vuelve a decir mi librito que hay que poner 100, lo vuelvo a hacer.

Así que pase un par de semanas molesto y de mal humor, porque las cosas no me salían. Pero como yo siempre digo y no me canso de repetir:

¡NO TODO PUEDE SER MALO TODO EL TIEMPO!

Las últimas dos veces que he ido a jugar, las cosas tomaron otra ruta, apostaba 10 y ganaba, apostaba 100 y ganaba, doblaba y abría con 10 aunque la cuenta no estuviera a mi favor, muchas veces recibí blackjack con la apuesta máxima. Ganaba, ganaba y seguía ganando. Al final cubrí con creces las pérdidas anteriores logré un buen dinero extra.

Lo que intento explicar es que si uno no juega siempre igual, aferrado a la técnica, no se va a lograr ganar lo que la expectativa indica. Si yo le hago caso a mi esposa, y no apuesto 100 cuando el “librito” diga que lo debo hacer, porque la suerte no está de mi lado, entonces puede pasar, y pasa, que gano esa mano con una apuesta mas baja, pero no gano suficiente para cubrir el promedio que se requiera para obtener una ganancia al final.

Es cierto, me pongo de muy mal humor cuando pierdo, me provoca batir las fichas contra el piso, me pongo grosero, y creo que será difícil que a mi edad pueda ya lograr cambiar esa actitud. Pero si les puedo asegurar, que no voy a cambiar mi juego “porque ando entubado”…

¡Viva el blackjack!


2 comentarios:

CABINA AÉREA dijo...

He de confesarte que "DETESTO" a los jugadores...me parecen personas obsesionadas y "suicidas". En mi flia hay unos cuantos jugadores "rajaos"..el tema literalmente me "espeluca"..pero en contraposición fisgoneo a través de tu otro blog, los comentarios que dejas por otros lares, las imágenes de tu flia...pienso y pienso...en fin, no me pares mucho
PD: Espero no haberte ofendido.

Carlos dijo...

Cabina Aerea!

Gracias por pasar por mis blogs!

Para que veas, hay detestables y no detectables en todas las actividades de la vida.

EL blackjack es el UNICO juego de casino al que se le puede ganar si y solo si:

Se estudia,
Se practica,
Se analiza,
Se estudia,
Se practica,
Se estudia,
Se practica,
..............

Hay matemáticas y ciencia en el, lo que pasa es que los "jugadores" que tu conoces, no son jugadores sino simples "ludopatas" que creen en la suerte y piensan que en el poker, Bakara, ruleta etc. se puede ganar.

Yo hablo de ciencia, como el ajedrez o el domino. Sabias que el dominó tiene ciencia. Hay a quienes es imposible ganarles, y no por que tienen suerte, sino porque saben, El blackjack y el domino tienen el mismo principio, las probabilidades cambian en la medida que salen las fichas.!

Bienvenida/o a mis blogs y no me ofenden tus comentarios

Carlos