13 de abril de 2006

Un extraño sitio.

En estos días me invitaron a jugar un nuevo sitio aquí en mi ciudad, como todos, con una dudosa legalidad.

La verdad que aunque pequeño, muy lujosamente decorado, son mesas y sillas muy bonitas, anfitrionas y dealers muy agradables y los dueños haciendo el trabajo de  pit boss. No había nadie jugando, fuimos 3 personas y nos abrieron una mesa. Mazos de cartas nuevos en su envoltura original, un zapato totalmente transparente que hasta se puede ver la rueda de la pesa. Fichas nuevas!

Mi primera sorpresa fue que con la compra de 200 te dan un bono de 50, la mesa es de 10 a 100 ENHC DAS, DA2, S17 no hay rendición ni reapertura de ases.

La segunda sorpresa, la profundidad, nuca había jugado en esta ciudad con esas condiciones.

He visitado el sitio en cuatro oportunidades y en todas en ganado una suma importante. Pero había algo que no podía entender, y es que todas las veces que fui estaba solo, ¿de que se mantenía el sitio?

El área donde se encuentra el lugar no es muy agradable para el promedio de las personas que conozco que juegan aquí, esta algo alejado de las zonas de clase media-alta de la ciudad y está en un lugar mas bien considerado “peligroso”, pero tienen un impresionante mecanismo de seguridad, con guardias, cámara y radios. No podía entender en que forma se mantenía el sitio.

Las primeras tres veces llegué temprano y salí temprano, pero la última vez que fui, llegué tarde en la noche y me quedé hasta bien entrada la madrugada, la razón es que al comienzo no me fue muy bien, y me quede jugando hasta obtener la ganancia deseada. Pero la otra razón es que al fin descubrí la real función de ese lugar:

¡Es una sala de juegos dedicada a dealers y empleados de salas de juego!, increíble, tarde en la noche, cuando es el cambio de turno o el cierre de muchos de esos lugares, comienzan a llegar caras conocidas, eran los dealers y anfitrionas de todos los otros antros de juego de la ciudad. Se les abren mesas a ellos y no se les permite jugar en las mesas donde los “jugadores corrientes” jugamos. Que impresión es ver a esas personas del otro lado de la barrera, de repente se trasforman, con las mismas mañas y manías de todos los jugadores comunes y corrientes. Los ves en las mesas de ruleta, texas holdem, Caribean stud y máquinas tragaperras sin la usual compostura de dealers y gritando o maldiciendo porque perdieron. No los vi jugando blackjack, el único juego de casino donde se puede obtener una ventaja…

Se van a gastar las propinas que nosotros les dejamos… Yo creo que si trabajara de dealer y viera perder la gente como pierde en juegos como ruleta, Caribean stud, traganíqueles, no fuese a gastar mi recompensa en algo así. ¡Qué increíble es el ser humano!, definitivamente no se aprende de la experiencia ajena.

¡Viva el Blackjack!

4 comentarios:

Cabina aérea dijo...

Pavoroso relato. Entiende mi preocupación Carlos...tu eres uno en un millón y creo que aún leyendo "a pie juntillas" todos y cada uno de tus datos, tips, practicando, memorizando estrategias, etc, el común de los mortales NO podría entender cuando entrar, cuando seguir y cuando parar...sigo pensando "horrores" del juego, aunque confieso que TU me has hecho cambiar la fatídica y desastrosa manía de generalizar..Un abrazo

protheus dijo...

Tu relato es triste. Pero, visto desde un ángulo neutro, es sumamente gracioso, y hasta merece estar en una novela o película. Es como ver a los referees de boxeo ir a un ring secreto y caerse a tortazos entre ellos.
Impresionante.
Por cierto, en un celular Nokia muy popular hoy día, se puede jugar Blackjack pasablemente bien. Lo he hecho, pero mis escasos conocimientos (chuleta incluída) aún no me dan como para Beat the Dealer.

Saludos, amigo.

Rui Pedro dijo...

Hola Carlos,

Que belo relato, trágico e humano. Os lobos, afinal, são cordeiros!

Anónimo dijo...

Hola, soy de Venezuela y me extrañó ver este sitio ya que aqui en nuestro pais en mi parecer no hay muchos casinos, por lo menos en Caracas. Quisiera me comentaras que opinas de un casino que esta en la candelaria, en la Av. Urdaneta. A veces veo esos vigilantes que pareciera que custodiaran droga en vez de un casino. Un dia me pareció bien extraño porque habia una enorme cola para entrar, yo pensé será que estan regalando algo adentro.

Soy fanático de los programas de azar que pasan en The History Channel, me impresiona ver como gente tan preparada puede usar sus habilidades para ganar.