7 de octubre de 2006

Experimentando con OSCAR

Experimentando con OSCAR

Uno de los casinos a donde voy eventualmente tiene unas pésimas reglas, básicamente es blackjack europeo con 6 mazos pero con una profundidad de corte muy mala, que ronda en el orden del 50 a 55%. La razón por la cual voy es que está en la playa, en un sitio que frecuento mucho.

Con mesa llena contar cartas es simplemente inútil, con la carta de corte en la mitad del zapato, las oportunidades de jugar en condiciones favorables son muy pocas y se diluyen aún mas cuando la mesa está llena.

Siempre que voy a ese sitio, termino con pírricas ganancias, y en general pierdo algo de dinero. Pero si lo vemos desde el punto de diversión, se pasa un buen rato y con los aperitivos y una que otra picada, se compensa esa pérdida.

Yo no soy partidario de los sistemas de apuestas, y tanto en el blog como en el foro siempre critico los mismos y le informo que los jugadores que deben apartarse de ellos. Pero hay una excepción que es el sistema OSCAR, descrito y analizado en detalle en estos dos artículos del blog: LOS SISTEMAS DE APUESTAS Y EL BLACKJACK: ¿ES EL SISTEMA OSCAR UN GANADOR? Y ¿ES EL SISTEMA OSCAR UN GANADOR? parte #2

Creo que jugando en forma consciente, de que nada puede competir contra el margen de la casa a menos que sea el conteo y otras técnicas avanzadas como el seguimiento del barajo, OSCAR es una solución que puede reportar algunas ganancias a corto plazo para jugadores eventuales.

Pienso que también puede ser una posibilidad para juegos contra máquinas de barajo continuo (CSM) muy populares en España y casinos de empresas españolas en América Latina.

El concepto de OSCAR es jugar secuencias que terminan cuando se ha ganado una unidad. En caso de pérdida de varias manos seguidas, se espera a ganar una mano y se aumenta la apuesta una unidad, cada vez que se gana (mientras se esté perdiendo) se aumenta una unidad, puede llegar el momento donde se requiera bajar la apuesta cuando se está cerca del objetivo de ganar una unidad ya que la regla de este sistema, es que la apuesta nunca debe ser mayor a la requerida para ganar una unidad.

En resumen:
  • Solo se incrementa la apuesta en pasos de una unidad en casos de ganancias despues de pérdidas sucesivas.
  • El incremento de apuesta debese ser tal que lo máximo que se pueda ganar es una unidad.


OSCAR funciona en juegos donde el margen de la casa es pequeño, como el blackjack o los dados con la apuesta “pass line” donde las probabilidades se acercan al 50%, blackjack con reglas europeas el margen es 0,53%, Dados pass/no pass, 1,2%, Baccarart 1.06, otros juegos como la ruleta o el poker caribeño no son aptos pues el margen de la casa es muy alto.

La otra condición para que OSCAR funcione, es el rango de apuesta máximo permitido. Mientras mayor sea este, menor es la posibilidad de la ruina. En teoría, con un rango de apuesta 1 : 500 , solo existe una secuencia en más de cinco mil secuencias posibles que impiden llegar al objetivo de ganar una unidad antes de llegar a la apuesta máxima de 500 unidades.

Mientras menor es el rango de apuesta posible, menor es el número de secuencias posibles para ganar una unidad. En el segundo artículo, se muestra una tabla donde se indica que para un rango de 1 : 50 solo hay 376 secuencias. Esto significa, que solo una de 376 secuencias alcanzaría el tope de 50 unidades e impediría ganar una unidad.

En estos días me dio una gripe muy fuerte que me llevó a la cama y decidí hacer un pequeño ejercicio jugando con el Casino Verite (software que simula condiciones reales de juego para practicar). Configuré el CV para 6 mazos, 50% de profundidad de corte, reglas europeas 3 jugadores en la mesa (2 simulados y yo) y mesa con rango de 10 a 500, es decir 1: 50. En el casino en cuestión hay mesas de 10 a 200 y mesas de 25 a 500, la consideración es que si por algún motivo la secuencia me hacía apostar más de 200, pasaría a la mesa de límite más alto, hasta alcanzar el objetivo de ganar una unidad (10).

En el gráfico se observa el resultado del experimento:

winrate



En total jugué 1.993 manos en las cuales hubo dos secuencias devastadoras. El capital inicial fue de 1.000. En las primeras 500 manos solo hubo una secuencia que llevó la apuesta hasta 150. A las 535 manos (unas 5 horas de juego en condiciones reales) el capital ya se había duplicado, parecía imposible que se pudiera perder en algún momento. En la mano 1044 el capital ya era 3.000 y después de esa serie de apuesta donde se llegó a 150, la apuesta máxima fue de 60. A estas alturas simplemente lucía imposible que en algún momento se pudiera perder todo. Mil manos son mas de 10 horas de juego, tal vez mucho mas de los que han jugado o planean jugar muchos de ustedes un fin de semana o en un pequeño viaje para jugar.

Después comenzaron a aparecer las fuertes variaciones, en dos oportunidades la banca bajo muchísimo llegando en un caso a 30, en ese momento me dije a mi mismo que sería imposible recuperar, hubo una secuencia donde perdí 12 manos seguidas de 100 y luego otra donde perdí 9 manos de 280. ¡Todo esto para poder ganar 10 en una secuencia! Entonces, para ver como y cuando se terminaba la secuencia pedí "marca” (un préstamo del casino) para seguir apostando los 410 que debía apostar en la próxima mano. De allí en adelante, las cosas cambiaron nuevamente y fueron ganancias continuas con pocas pérdidas, un total de 78 jugadas entre 410 y 480 para luego bajar a 280 y lograr así colocar el capital en 3.450. Esa serie empezó en la mano 1.491 con una banca 3.440 y terminó en la mano 1.657, después de haber perdido todo y haber quedado con 30, pedirle un préstamo al casino de 410, que fue devuelto inmediatamente y llegar a apostar 480 solo para terminar ganando 10 y dejar la banca en 3.450.

Las las situación de las próximas manos después de eso fue como al principio, jugué hasta la mano 1.993, y el capital se cuadruplicó hasta llegar a 4.000. La apuesta máxima nunca supero 60.

La pregunta es simple: ¿funcionó el sistema OSCAR?

La respuesta no es tan simple: En este caso funcionó, pude jugar casi dos mil manos y cuadruplicar el capital, con un par de secuencias terribles, de las cuales una me dejo en la ruina, pero afortunadamente sucedió cuando tenia bastante capital para soportarla (y el amable casino que me prestó dinero).

¿Qué hubiese pasado si esa secuencia sucediera apenas empezando y no cuando tenía más de 3.000 en capital?

El sistema OSCAR se basa justamente en que es poco probable de que eso pase al principio, pero recuerde que con un rango de 1 : 50 (yo llegué ha a apostar 48 unidades). Hay unas 376 posibilidades de ganar y una de perder una unidad. Nadie garantiza que esa posibilidad no le va a tocar a usted. Pero por otro lado, y como decimos por estas latitudes: “El tuerto es el rey entre los ciegos”, OSCAR es la mejor alternativa entre las peores, pero si no se puede contar y se quiere jugar, yo no lo pensaría dos veces.

¡Viva el Blackjack!