13 de noviembre de 2006

El juego en malas condiciones:

Una carta de un lector:

“…..ya se estrategia básica, ya domino un sistema de conteo, tengo un capital para jugar, voy al casino que tengo mas cercana, y pierdo mano tras mano. Pasan zapatos y zapatos y la cuenta siempre está a favor de la casa, y para colmo, las pocas veces que subo la apuesta porque la cuenta así lo indica, pierdo las manos altas…..  ¡Yo creo que todo esto del conteo y la estrategia básica es pura habladora de pendejadas!....”

Después de varios cruces de correspondencia, el panorama estaba claro. Mi estimado lector jugaba en una pequeña casa de juegos con una sola mesa de blackjack, el juego en ese sitio era 6 mazos con reglas europeas, solo se podía doblar con 10 y 11 y la carta de corte la colocaban en la mitad del zapato. ¡Jugar en estas condiciones es simplemente regalarle el dinero a la casa!

En un juego con tan baja profundidad de corte, las posibilidades de que se alcancen cuentas favorables som muy bajas. En general las condiciones favorables al jugador aparecen después que se han jugado unos dos mazos. Si a lo anterior le agregamos que la mesa está llena con 7 jugadores la situación se complica aún más. La única forma de batir juegos como el anterior es con rangos de apuesta exagerados, rangos en el orden de 1:30 o 1:40 y mucho capital. En las pocas ocasiones que las condiciones de juego están a nuestro favor (la cuenta favorable) hay que hacer apuestas muy elevadas para poder compensar el enorme número de apuestas bajas que se pierden. Pero apostar tan alto hace que el riesgo de ruina se incremente en forma exponencial. Muchas veces los máximos de esas mesas tampoco permiten hacer apuestas tan elevadas.

Si las condiciones de juego no son las apropiadas, es preferible quedarse en casa, utilizar el dinero para otro pasatiempo o buscar otros casinos donde las condiciones sean más favorables.

A lo mejor es preferible llegar mas temprano a lugar, cuando hay pocos jugadores, comprar fichas en otra mesa de juego o en la caja y tenerlas preparadas para comenzar a “brincar las mesas”. Uno debe pararse en un sitio donde tenga visibilidad de las mesas, con un trago en la mano o conversando con un amigo o por teléfono, y contar, si es posible, varias mesas a la vez. Apenas se presente un conteo favorable, colocar unas fichas en la mesas y jugar solo las manos en condiciones favorables. Cuando la cuentas so torna en contra, uno recoge las ganancias y vuelve al proceso de conteo a distancia.

Si la rampa de apuesta en condiciones normales le indica que uno debe apostar una cierta cantidad de unidades, cuando se brincan mesas se puesta mucho menos, ya que no estamos arriesgando dinero en jugadas desventajosas.

¿Cuantas veces usted no ve en el casino que mientras usted esta en la mesa jugando algún paracaidista se presenta pone unas fichas, gana un par de manos y se va? Puede ser un contado de cartas, o un jugador oriental, o un señor pasado de tragos, o alguien que le esta jugando unas fichas a algún amigo. Pues usted tiene que asumir alguna de estas personalidades, es decir, preparar su show y comenzar a disminuir los riesgos y aumentar las ganancias. Lo peor que puede pasar es que algún jugador en la mesa le recuerde a su mamá o reciba algunos insultos, o que el casino lo descubra como contador de cartas, riesgo que con el show se disminuye mucho. Pero lo mejor que puede pasar es que usted pueda aumentar sus ganancias arriesgando mucho menos su capital de juego y hasta jugar en condiciones desfavorables.

Si no puede saltar de una mesa a otra y no tiene posibilidad de jugar en otro sitio con mejores condiciones y para colmo el sitio está lleno y apenas tiene oportunidad de jugar en la mesa, no le queda otro remedio que utilizar la astucia para poder quedarse de brazos cruzados sin apostar cuando la cuenta no está a su favor. Por ejemplo puede decir cosas como “no voy a seguir jugando hasta que el dealer se pase…”, o “he perdido muchas manos seguidas, creo que este no es mi zapato…” Cualquier cosas es válida. Algo que yo utilizo es jugar una mano si y otra no, la gente se molesta mucho cuando hago eso y pasa que se paran molestos de la mesa ¡No saben que favor me hacen!

De todos modos, realmente no es recomendable jugar en condiciones comos las descritas anteriormente y a menos que se dominen otras técnicas como el seguimiento del barajo, es preferible esperar a tener la oportunidad de jugar en otro sitio o en otro momento con mejores condiciones

¡Viva el Blackjack!

No hay comentarios.: