29 de septiembre de 2007

Con la última ficha


Una de las cosas que realmente me apasionan del blackjack son las situaciones extremas o casi imposibles que pueden suceder.

Como deben saber, estoy más tiempo en Europa que en mi tierra por cuestiones de trabajo. En mi último viaje a mi ciudad tuve una experiencia de esas clásicas que ya hacía mucho tiempo no vivía.

Recientemente abrieron un nuevo sitio con mesas de blackjack, las condiciones y reglas son teóricamente buenas aunque las mesas son de un mínimo muy alto, pero desafortunadamente las veces que jugué allí fueron desastrosas. En mi primera visita perdí 120 unidades, y realmente fue frustrante, muchas manos buenas empatadas y muchas manos altas dobladas perdidas. Anoche volví a intentarlo y en cuestión de una hora volví a perder 40 unidades, de la misma forma que la vez anterior. No pude observar nada que pueda catalogar de anormal, los zapatos son trasparentes, las cartas nos e ve maltratadas. Solo en dos oportunidades la cuenta subió a valares positivos extraordinarios, pero también hubo casos de valores negativos, por lo que no debo pensar que hubo trampa. Había muchos ‘clumps’ o agrupamientos de cartas y el barajo era muy estándar así que pude ubicarlos pero sin suerte, en esos sectores fue cuando empaté muchas manos o perdí manos por un punto y eso que estaba jugando solo contra el dealer!

Me quedaban solo 4 unidades de juego de mi tajada para esa noche, y fui probar en otro sitio que queda muy cerca. Me senté comenzando un zapato y como era tarde había un solo jugador en la mesa. Aposté la primera unidad y perdí, la segunda fue un doble el cual perdí. Le comento a mi esposa: ¿Cuánto tiempo hace que no recupero todo con la última ficha? Pues dicho y hecho:

A pesar de que la cuenta en ese zapato se mantuvo neutra gané las próximas 9 manos acumulando 10 unidades para el próximo zapato. Para hacer el cuento corto, en la próxima hora y media todo sucedió como debería pasar, ganar las manos fuertes, no perder los dobles y no empatar los veintes y blackjacks. En esa hora y media recuperé las 40 unidades perdidas esa noche y gané 40 más.

Por supuesto que el resultado de esta semana ha sido negativo por 80 unidades, pero la satisfacción de anoche y la certeza de que mas temprano que tarde esa pérdida ser recuperada con creces, hace que me sienta muy pero muy bien!

¡Viva el Blackjack!